lunes, 19 de mayo de 2008

Científicos contra obesos por su contribución al calentamiento global

Científicos contra obesos por su contribución al calentamiento global
Un estudio de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres afirma que al consumir más alimentos y caminar menos que la población media, no ayudan a ahorrar energía


Comen más, caminan menos; son culpables. Según un particular estudio de investigadores ingleses, como las personas delgadas ingieren menos alimentos y tienen más tendencia a desplazarse por sus propios menos que las obesas, entonces los primeros ahorran más en energía y comida que los segundos.

Al menos ese es el razonamiento de los científicos Phil Edwards e Ian Roberts de la London School of Hygiene & Tropical Medicine (Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres), citado en el Daily Telegraph en su edición on line.

Para los científicos, el 20 por ciento de los gases nocivos surgen de la agricultura, por lo que menos comida consumida es igual a menos contaminación. El segundo de los ítems, la tendencia a caminar, implicaría un menor uso de vehículos y ahorro de combustibles fósiles.

El planteo se sostiene con estadísticas: los más gorditos necesitan 1.680 calorías para tener una energía normal y 1.280 más para hacer actividades, es decir un 18 por ciento más que quienes no están excedidos de peso.

El dato no es menor si se tiene en cuenta que unos 400 millones de adultos en el mundo son obesos. Y las tendencias no ayudan: la Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que para 2015 ese número alcanzará los casi 700 millones .

Sin embargo, como analizó Keith Tomas Ayoob, del colegio de medicina Albert Einstein de Nueva York, "las personas obesas tienen suficientes problemas como para que encima se los demonice por su impacto en el medio ambiente".



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Gajos del oficio / La pirámide alimenticia

Gajos del oficio

Tomado del Excelsior Online: http://www.exonline.com.mx/diario/columna/222969

Dore Ferriz

La pirámide alimenticia

Durante los años 60, la Guerra Fría y varios movimientos culturales transformaron la disciplina de la vida. Los medios de comunicación se aceleraron a tal grado que, con éxito, pisamos la Luna en 1968 con el Apolo XI. El mundo se apresuró y puso en riesgo la salud global. El estrés, la tristeza, la soledad, el desempleo… sofocaron el ritmo de la vida. Miles de corazones lo resintieron. Los infartos se pusieron de moda.

En 1894, antes del descubrimiento de las vitaminas y los minerales, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos ideó una pirámide alimenticia. El desarrollo limitado de los medios informativos la mantuvo en secreto. Pero en 1941 el presidente en turno, Franklin D. Roosevelt, desempolvó el archivo. Era preciso informar y educar a la gente sobre alimentación, durante la racionalización alimenticia de la II Guerra Mundial. Entonces convocó a una Conferencia Nacional de Nutrición para que determinaran una ingesta diaria de calorías.

En 1984 fue divulgada. Los "siete básicos" habían sido rediseñados: 1) lácteos, 2) carne y frijoles, 3) verdura verde y amarilla, 4) papas y otras verduras, 5) fruta, 6) pan y 7) aceites.

A finales de los 60, las estadísticas de infartos habían aumentado considerablemente. La USDA se vio en la obligación de decretar y de agregar al diseño toda la comida chatarra. En 1992, la pirámide parecía estar "pulida y encerada." Entonces la publicaron.

La ciencia continuó su progreso y la pirámide permanecía estática. No tardó mucho en verse severamente criticada. No se trataba de una pirámide histórica como la Esfinge, sino de una crucial para la salud mundial. Y así como la ciencia, la pirámide precisaba evolución.

El doctor Walter Willett —científico de Harvard— fue quien más la reprendió. Dijo que era "un bosquejo que no se había puesto al corriente de los hallazgos nutricionales". Se le hacía ridículo que el mundo siguiera aprendiendo de una pirámide desinformada. Explicó que "no todas las grasas son malas".

Las trans y las saturadas sí lo son. Pero las del pescado, las nueces, el aceite de oliva, los granos, las monoinsaturadas, las polisaturadas, no lo son. Que "no todos los carbohidratos complejos son buenos". La pirámide tenía que desemparejar los refinados —como la pasta—, de los complejos —como los granos—. Que "algunas proteínas son mejores que otras". Todas son buenas. Pero la carne roja es alta en colesterol y grasa saturada. En cambio, en el pescado, el pollo, el pavo y hasta el puerco, es más bajo. Los frijoles y las nueces son la mejor fuente proteica. Que "el consumo de lácteos es exagerado".

El exceso de calcio puede provocar cáncer de próstata o de ovarios. No perdió la oportunidad de aclararle al mundo que una copa de alcohol al día es muy buena para la salud. Además, sugirió que se le incorporara a la pirámide ejercicio y suplementos alimenticios.

¡Sus palabras hicieron eco! En 2005, la USDA finalmente entregó My Pyramid al mundo. Una estructura más clara que, además de diferenciar las proteínas y grasas, es baja en colesterol, sal y azúcar.

No cabe duda. ¡No sabemos comer! La nutrición es toda una ciencia. Por eso se estudia. Desgraciadamente no es una materia de primaria… Debería de serlo. Los trastornos alimenticios se deben a una falta de información. Necesitamos aprender, para entonces aplicar esos conocimientos en nuestra comida. Yo quiero contribuir. Por favor visiten esta página de internet: http://www.mypyramid.gov/mypyramid/sp-index.aspx http://www.mypyramidtracker.gov/Default.aspx?Module=3

Consulten su ingesta diaria. Poco a poco se irán dando cuenta de lo que su cuerpo necesita. ¡Ya no hay pretexto!


--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Datos personales

Mi foto

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña.
Mexicano por nacimiento, radico actualmente en Seattle Washington.
Me encuentro desarrollando una asociación internacional denominada: Asociación Hispano Americana de Nutriología Alternativa Ortomolecular y Antienvejecimiento, Asociación, Civil., AHANAOA A. C.), así como el instituto denominado Biogenesis Institute LLC, of Seattle Washington, ambos organismos enfocados a investigar, educar y promover una salud óptima, por medio de una alimentación biológica, saludable, nutrición ortomolecular, y estilos de vida.
Por otra parte soy profesor titular del curso de nutrición ortomolecular, del Diplomado de Medicina de Longevidad en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, y coordinador del Diplomado de Nutrición Ortomolecular en el mismo prestigiado instituto regiomontano.
Imparto platicas y conferencias de nutrición para lograr una vida saludable, previniendo enfermedades, dirigidas a profesionales de la salud y a educar al publico en general en diversos institutos, foros, congresos, estaciones de radio y organizaciones sociales en diversos lugares del mundo, incluyendo la ciudad de México y Seattle Washington.
Escribo y publico artículos de nutrición saludable, nutrición ortomolecular, naturopatía, he creado y administro diversos sitios de Internet y Blogs con una finalidad de divulgación y educación.

http://www.biogenesis-institute.com/
http://www.ahanaoa.info/

VISITANTE NUMERO:


View My Stats