domingo, 24 de agosto de 2008

La palta y las nueces ayudan a reducir el colesterol malo

La palta (aguacate) y las nueces ayudan a reducir el colesterol malo

Recomiendan consumir frutas, verduras y lácteos enriquecidos para evitar infartos. Hay que acompañar las dietas con actividad física.
SALUDABLES. Las nueces, los lácteos y la palta son buenos para el corazón.

Lo que hay que comer


Tres o cuatro porciones de frutas y verduras por día.

Avena, que contiene fibra soluble.

Alimentos enriquecidos con fitosteroles (leche, yogurt).

Aceites vegetales, nueces y paltas.

Derivados de la soja y vino tinto en cantidades reducidas.

Charla sobre obesidad

El médico Máximo Ravena brindará una charla para nutricionistas y médicos mañana en Yerba Buena. El experto hablará sobre "Obesidad a nivel mundial" y analizará la ley de Obesidad que aprobó el Senado de la Nación. La conferencia se realizará a las 13 en el centro de nutrición Zen, ubicado en Aconquija 53.


Los alimentos funcionales son productos que actúan directamente sobre el colesterol y contribuyen en gran medida a reducir significativamente los valores lipídicos. Además, brindan un aporte nutricional adicional y previenen las enfermedades cardiovasculares.

"Es importante conocer y utilizar aquellos nutrientes o fitoquímicos que poseen efecto reductor del colesterol", destacó Mónica Katz, especialista en nutrición y directora de la Carrera de Especialista en Nutrición de la Universidad Favaloro. "Los fitosteroles, que están presentes en las nueces, las paltas y en los productos lácteos enriquecidos disminuyen la absorción intestinal de colesterol, tanto de origen dietario como de origen endógeno (biliar)", declaró la nutricionista.

Según el Instituto Nacional de Alimentos, se considera que un alimento es funcional cuando hay pruebas científicas que avalan que su consumo previene o resuelve determinados problemas de salud. Como ejemplo están los productos fortificados o enriquecidos, así como los alimentos libres de algún componente considerado nocivo.

Esto es muy importante en el control de la hipercolesterolemia, que origina el 33 % de las enfermedades cardiovasculares, principal causa de muerte mundial. "En nuestro país, el número aproximado de personas aparentemente sanas pero con elevadas cifras de colesterol es mayor al 30 %", comentó Ricardo Iglesias, de la Sociedad Argentina de Cardiología.

"El tratamiento inicial se basa en cambiar el estilo de vida, combatir el sedentarismo y seguir una dieta saludable, rica en fibras, pobre en grasas, limitando la ingesta de azúcares refinados. Además, debe haber un amplio consumo de frutas, vegetales, granos enteros y pescado", insistió el especialista.

"La utilización de dos o tres gramos de fitosteroles diarios reduce los valores de LDL aproximadamente en un 10 %. Existen nuevos productos que se toman una vez al día y que contienen la cantidad de fitosteroles necesaria para disminuir el colesterol", anticipó Katz.

"Alimentación, actividad física y manejo de emociones y estrés son la base del control en enfermedades crónicas no transmisibles", indicó la especialista. "Otra opción es la suma de alimentación optimizada más alimentos funcionales, es decir que los consumidores puedan obtener un beneficio adicional ingiriendo alimentos con agregados de sustancias bioactivas con propiedades especiales para la salud", indicó. También existe la opción de recurrir a los fármacos reductores de colesterol.



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Las dietas del futuro / Nutrigenómica / Alimentos funcionales

Las dietas del futuro

NOTICIAS RELACIONADAS

Según el análisis del perfil genético de cada individuo pueden recomendarse alimentos específicos con el fin de prevenir enfermedades como la obesidad

Sandra Ordax / A CORUÑA
El concepto de Nutrigenómica es relativamente reciente y en esencia se refiere a todo aquello relacionado con la influencia que los nutrientes o compuestos de los alimentos tienen sobre el grado de expresión de los genes y su relación con la aparición o prevención de enfermedades.

En general, las orientaciones nutricionales actuales no tienen en cuenta las diferentes respuestas que cada individuo tiene a la ingesta de un mismo nutriente. Esto sugiere que a pesar de que puede establecerse un conjunto de pautas alimentarias para toda la población, puede que éstas no se adecuen a las necesidades de todos los individuos de la misma manera.

Así pues, los investigadores y expertos tienen claro que los nutrientes interaccionan directamente con los genes y que algunos alimentos propician una acción protectora frente algunas enfermedades en determinadas personas, mientras que en otras las provocan. Parece, por tanto, que el futuro en la nutrición pasa por desplazarse desde las tradicionales recomendaciones dietéticas universales, hacia la denominada nutrición personalizada en función del perfil genético de cada persona.

Kit por 1.000 euros
Algunas empresas han comenzado a inundar este mercado y ya ofrecen por internet un `kit´ completo para obtener las muestras biológicas en casa por un precio de 1.000 euros. Lo único necesario es una muestra de saliva a partir de la cual se efectúa una muestra genética que se contraste con indicaciones de estilo de vida y, de esta forma, se personalizan los alimentos y los nutrientes que más convienen a nuestro organismo.

Sin embargo, estos análisis muestran una `verdad a medias´, ya que se basan en unos pocos genes,que no alcanzan los 30, y que no todos guardan relación con aspectos nutricionales ni metabólicos.

Aunque no se puede hablar de certeza ni de evidencia científica suficiente, ya se ha constatado que el código genético consta de aproximadamente 25.000 genes, que cada uno puede dar lugar a múltiples proteínas y que, además, se pueden identificar con funciones, por consiguiente, con elementos que pueden modificar su acción, entre ellos, los componentes de los alimentos.

Nuevos alimentos
Los expertos aseguran que esta ciencia será la piedra angular para desarrollar nuevos alimentos funcionales que tengan en cuenta, en el caso de la obesidad, el impacto en determinados nutrientes sobre el complejo sistema de control de peso corporal.

Hay otras enfermedades, como las cardiovasculares, la celiaca, la hipercolestoremia familiar, la diabetes, el cáncer y la osteoporosis que, a través de un gran esfuerzo y de años de investigación, puedan llegar a prevenirse a través de una nutrición óptima tanto para individuos, como para poblaciones con características comunes o grupos particulares.
Europa cuenta con una red de 23 centros de investigación en 10 países, European Nutrigenomics Organization (NUGO), y que parte de su labor se centra en establecer normas y directrices éticas para la investigación genómica nutricional.

La sociedad pide cada vez mejores alimentos para cuidar su salud y seguramente en un futuro próximo cambiarán los hábitos alimenticios de muchas personas al conocer cual es la incidencia de los alimentos que toman.

Por el momento, hacerse con un `kit´ de 1.000 euros a través de Internet es un paso, pero los científicos tienen que seguir investigando en este tipo de conocimiento genético que traerá las dietas del futuro.
--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

sábado, 23 de agosto de 2008

Mueren fronterizos de diabetes, tumores y males del corazón

Mueren fronterizos de diabetes, tumores y males del corazón
23 Agosto 2008
Cd. Juárez
El Diario/Corresponsal

Distrito Federal— De acuerdo con estudios realizados por la Secretaría de Salud (SSA), las principales causas de muerte en la población fronteriza norte del país son la diabetes mellitus, las enfermedades cardiovasculares y los tumores malignos.

Las enfermedades del corazón constituyen la segunda causa de muerte en la frontera, siendo la cardiopatía isquémica la responsable de más de la mitad de los fallecimientos de este tipo.

En tanto, el sobrepeso, la obesidad, el uso y abuso de sustancias y la violencia, entre otros, se reconocen como importantes riesgos para la población que habita en dichas localidades.

De acuerdo con la dependencia federal, la diabetes, así como la hipertensión arterial, los problemas gastrointestinales o vesícula biliar, la hipercolesterolemia, las enfermedades articulares y cardiovasculares pueden ser producto por comer compulsivamente.

La anterior, ha sido identificada como una enfermedad crónica que se caracteriza por la frecuente ingesta de alimentos descontroladamente, sin embargo, las personas que lo padecen no optan por vomitar, usar diuréticos o laxantes.

"Los comedores compulsivos, en general se sienten culpables por no controlar el consumo de alimentos o por no ser lo suficientemente buenos y llegan a obsesionarse por su peso de forma enfermiza, en ocasiones se esconden detrás de su apariencia física y crean un bloqueo entre ellos y la sociedad", advirtió la dependencia federal a través de un comunicado de prensa.

Estas personas, se señaló, presentan con regularidad baja autoestima, son perfeccionistas, exigentes o con tendencia a la impulsividad, responden de manera inadecuada a situaciones de estrés, problemas cotidianos, conflictos emocionales.

Además, se precisó, tienen una enorme necesidad de aceptación, validación y cariño y los episodios de atracones se convierten en obsesión.
"Comer compulsivamente es un trastorno de la conducta alimentaria que se relaciona con depresión, miedos y fobias, que resulta en otros problemas de salud, como el sobrepeso y la obesidad", se afirmó en el documento.

Lo signos de los que padecen este trastorno, se dijo, pueden ser presentar episodios frecuentes de atracones de comida; comer, aunque no se tenga hambre y ansiosamente; a pesar de estar satisfecho, seguir ingiriendo alimentos; sentirse culpable y deprimido después de haber comido y no poder controlar la cantidad de lo que se come.

Distrito Federal— Ante esto, la SSA destacó que "el comer compulsivamente no es un problema de actitud o de falta de fuerza de voluntad, por lo que no se corrige 'echándole ganas' o con esfuerzos voluntarios. Se debe ayudar a las personas que padecen esta enfermedad a reconocerla y buscar ayuda profesional".

El Diario ha dado a conocer que la diabetes mellitus permaneció por quinto año consecutivo como la principal causa de muerte entre la población juarense, observándose un aumento en el número de fallecimientos del 2007 en comparación con los registrados durante el 2006.De acuerdo con las cifras de la Jurisdicción Sanitaria II, en este Municipio el año pasado se dieron mil 27 decesos por este padecimiento, mientras que en el 2006 fueron 899. Los datos oficiales indican que el total de defunciones ascendió a seis mil 465 en el 2007, de las cuales cerca del 16 por ciento correspondieron a la diabetes.

En cuanto al sobrepeso y la obesidad, la dependencia destacó que afecta a 69.8 por ciento de la población fronteriza del país y contribuyen al desarrollo de las enfermedades crónicas no transmisibles, las cuales son responsables de 66 por ciento de los fallecimientos en México y de la mitad de la carga de enfermedad.

Los padecimientos crónico-degenerativos que más padece la población son la enfermedad coronaria, diabetes mellitus, síndrome metabólico, enfermedad cerebrovascular, hipertensión arterial, dislipidemias, insuficiencia renal, cáncer de mama, colon, próstata, endometrio y riñón, así como problemas de vesícula biliar, resistencia a la insulina, insuficiencia cardiaca, reflujo gastroesofágico y asma, entre otras, las cuales representan 70 por ciento del gasto en salud, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Los datos de sobrepeso y obesidad en los estados fronterizos del norte son: Sonora, 73.2 por ciento; Tamaulipas, 73 por ciento; Chihuahua, 72.1 por ciento; Coahuila, 71.2 por ciento; Nuevo León, 71 por ciento, y Baja California, 67.9 por ciento.

Sin embargo, la prevalencia de obesidad abdominal en mayores de 20 años en los estados fronterizos mexicanos la encabeza el estado de Tamaulipas, con 83.2 por ciento, seguido de Sonora, 80.7 por ciento; Coahuila, 79.6 por ciento; Nuevo León, 78.9 por ciento; Chihuahua, 78.8 por ciento y, finalmente, Baja California, con 78.5 por ciento.

En este sentido, siete de cada diez juarenses presenta sobrepeso u obesidad, mientras que en los menores de edad la cifra alcanza cerca del 60 por ciento, reportó el Gobierno del Estado en un comunicado.

Dentro de los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), México ocupa el segundo lugar en incidencia de obesidad, sólo después de Estados Unidos. Le siguen Reino Unido, Austria, Hungría y Luxemburgo (Martha Elba Figueroa/El Diario/Corresponsal)


--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Prevalencia de diabetes en frontera México-Estados Unidos duplica la media nacional

Prevalencia de diabetes en frontera México-Estados Unidos duplica la media nacional


23 AGOSTO 2008

Resultados sobre Prevalencia de Diabetes y sus Factores de Riesgo en la Región Fronteriza, realizado por la Oficina de Frontera México-Estados Unidos de la OPS

En la región fronteriza México-Estados Unidos poco más de cuatro mil residentes mueren cada año debido a diabetes mellitus, de las cuales mil 500 son del lado de los Estados Unidos y dos mil 500 del mexicano. Ante esa situación, es necesario que administradores de los sistemas de salud faciliten cambios en los proveedores de servicios, los pacientes y familiares, para establecer una cultura de hábitos saludables, en un marco de políticas de salud pública reglamentada, acorde con las necesidades de los residentes de la región.

Un trabajo de investigación sobre Prevalencia de Diabetes y sus Factores de Riesgo en la Región Fronteriza, realizado por la Oficina Frontera México-Estados Unidos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), alertó sobre el hecho de que la prevalencia de diabetes en la región fronteriza del norte del país es casi el doble de la que registra cada país.

Al presentar los resultados de la investigación, María Teresa Cerqueira, jefa de la Oficina de la Frontera México-Estados Unidos, dijo que más de un millón de habitantes de esta zona padecían diabetes y de ellos, 26% lo desconocía, además 836 mil habitantes tenían prediabetes. El número de casos de esta enfermedad entre los habitantes del borde mexicano fue 1.2 veces mayor que el de Estados Unidos.

Asimismo, cuatro de cada 10 habitantes de la frontera, sin diabetes tenían al menos un miembro de la familia que sufría la enfermedad; seis de cada 10 con diabetes tenía al menos un familiar con el mismo padecimiento y una cuarta parte de quienes no sufrían el problema y un tercio de los que sí, también tenía hipertensión.

De igual manera, cuatro de cada 10 personas de la frontera México-Estados Unidos sin diabetes tenían exceso de peso y tres de cada 10 eran obesos, aunado a que los hábitos de tabaquismo reflejaron tasas mayores que las cifras nacionales para ambos países.


Ante esa problemática, la investigadora señaló que se requiere una repuesta inmediata, integral y persistente, que incluya un plan de comunicación culturalmente viable de riesgos al público para que las personas con diabetes o riesgo de enfermedad estén motivados a aceptar su responsabilidad y actuar en nombre de su propia salud, al máximo de sus posibilidades.

A nivel poblacional, es necesaria una respuesta para la reducción y manejo de riesgos, los cuales deben abordarse mediante la ejecución de políticas que garanticen la implementación de reglamentaciones que se centren en la producción de alimentos saludables, de fácil acceso y limitando anuncios de oferta alimentaria, dirigidos a niños, además de reglamentos que faciliten la planificación urbana para el desarrollo del medio ambiente sano, seguro e higiénicamente mantenido para la práctica de actividad física.

Al mismo tiempo, se debe llegar a los profesionales de la salud, mediante programas educativos para actualizar la comprensión y difusión de los modos de vida sin riesgos, y se debe integrar los principios de comportamiento saludable en los programas educativos para niños y adolescentes.

A nivel individual, agregó la especialista, los médicos y trabajadores deben usar rutinas de tamizaje de factores de riesgo en cada visita de los pacientes y, a la vez, ellos tienen que mantenerse actualizados acerca de las opciones de tratamiento recomendadas para prevenir las complicaciones de la enfermedad.

De igual manera, se requiere alentar a los empleadores a establecer programas de bienestar de la salud para motivar a sus empleados a que controlen sus factores de riesgo, aumentar la actividad física, mejorar su dieta alimenticia o controlar las complicaciones de la enfermedad si ya desarrollaron diabetes.

Finalmente, la Jefa de la Oficina Frontera México-Estados Unidos de la Organización Panamericana de la Salud agradeció a las instituciones mexicanas que colaboraron en el estudio, como la Secretaría de Salud de México, la Asociación Mexicana de Diabetes, Universidad Autónoma de Juárez, Asociación de Diabetes de Estados Unidos, los Programas de Prevención y Control de Diabetes de Baja California, Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Sonora y el Laboratorio Estatal de Monterrey.

Por parte de Estados Unidos, participaron el Departamento de Salud, la Oficina de Administración de Recursos Humanos y Servicios de Salud, la Asociación Fronteriza Mexicano-estadounidense de Salud, la OPS y los Departamentos de Salud de los estados de Texas, Nuevo México, California y Arizona, entre otros.

--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

lunes, 4 de agosto de 2008

Harvard busca el 'fármaco del hambre' para combatir enfermedades degenerativas

Harvard busca el 'fármaco del hambre' para combatir enfermedades degenerativas

La investigación de los científicos americanos pretende encontrar medicamentos contra la diabeteso el cáncer.

Harvard busca el 'fármaco del hambre' para combatir enfermedades degenerativas
El doctor David Sinclair, cofundador de la compañia Sirtris.

Nicholas Wade (NYT)

Cambridge.- Un día del mes pasado, el doctor David Sinclair, cubierto de prendas de plástico de la cabeza a los pies, mostraba a un visitante su habitación para ratones libre de gérmenes en la Harvard Medical School.

Los ratones, sometidos a estudios de salud y longevidad, están en jaulas de alambre recibiendo cuidados intensivos. Un gimnasio para ratones tiene una máquina de ejercicios en miniatura que prueba la capacidad de los roedores de mantener el equilibrio en una barra que gira. En un laberinto acuático cercano, los ratones deben recordar claves visuales para nadar a un lugar seguro en una plataforma escondida. Es una prueba de su capacidad de memoria. Los que olvidan la lección son rescatados cuando empiezan a sumergirse y se secan bajo una lámpara de calor, aseguró Sinclair a su visitante.

Sinclair es cofundador de Sirtris, una compañía que también ha estado nadando en aguas desconocidas mientras trabaja para desarrollar fármacos que puedan alargar la vida humana. Pero parece que encontró la tabla de salvación el mes pasado cuando fue comprada por el gigante farmacéutico GlaxoSmithKline por 460 millones de euros.

Sirtris tiene dos fármacos en ensayos clínicos. Uno está siendo probado contra la diabetes tipo 2. Una de las muchas enfermedades del envejecimiento que los científicos de la compañía esperan evitar con los futuros fármacos. Aunque sólo tuviera éxito contra una de estas enfermedades, la repercusión sobre la salud "podría ser transformacional", dice el doctor Patrick Vallance, jefe de descubrimiento de fármacos en GlaxoSmithKline.

Los nuevos fármacos se han calificado activadores sirtuin porque activan la encima del mismo nombre. La teoría es que todas o la mayor parte de especies tienen una vieja forma de evitar hambrunas. Para ello trasladan los recursos necesarios para la reproducción al mantenimiento de tejidos.

Menos calorías

Una dieta saludable pero con el 30% menos de calorías de lo habitual provoca esta reacción en los ratones y es una de las intervenciones que prolonga su vida de forma fiable. Los ratones parecen vivir más porque en cierto modo están protegidos de las enfermedades que los matan habitualmente.

Sin embargo, la mayor parte de la gente no puede mantener una dieta con una reducción del 30% de las calorías, de forma que sería muy deseable un fármaco que activara el reflejo del hambre. El doctor Leonard Guarente, un biólogo del MIT que fundó el campo de la biología de sirtuin, cree que el reflejo del hambre está mediatizado por las encimas sirtuin. Sinclair, antiguo alumno suyo, descubrió que las sirtuin podían ser activadas por fármacos. El activador más potente que surgió de sus estudios fue el resveratrol, una sustancia natural que se halla en el vino tinto, aunque en cantidades probablemente muy bajas para ser significativas para la salud.

Sirtris se está probando en pacientes diabéticos. Es una formulación especial de resveratrol que ofrece una dosis cinco veces superior que el producto químico solo. El fármaco, llamado SRT501, ha pasado las pruebas de seguridad. Y en los ensayos a pequeña escala ha reducido los niveles de glucosa de los pacientes.

El otro fármaco es un pequeño compuesto químico sintético que es mil veces más potente que el resveratrol para activar la encima sirtuin y puede administrarse en dosis mucho más pequeñas. Los tests de seguridad en personas acaban de empezar, y hasta ahora no se ha presentado ningún efecto adverso.

La esperanza es que activando las sirtuin en las personas, al igual que la dieta con las calorías restringidas de los ratones, se eviten las enfermedades degenerativas consecuencia del envejecimiento como diabetes, enfermedades cardiacas, cáncer o Alzheimer. Todavía no hay una categoría de fármacos antienvejecimiento en la FDA. Por eso, si la compañía quiere presentar un fármaco para que sea aprobado necesita que sea para una enfermedad específica.

El doctor Christoph Westphal, consejero delegado de Sirtris, ha señalado que "si estamos en lo cierto, estos fármacos podrían alargar la vida entre un 5%-10%".



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

sábado, 2 de agosto de 2008

Terapia ortomolecular

Centro Cultura Oriente:
Conferencias sobre salud natural, brindadas en el CCO






El centro Cultura Oriente, llevó a cabo el sábado próximo pasado una conferencia abierta a la comunidad sobre alternativas para conservar el estado de salud física, la paz mental y avance espiritual.

La presentación estuvo a cargo del Dr. Rodolfo Hernayes, especialista en Medicina Biológica y Terapia Celular Antienvejecimiento , el Prof. Hindú Shubhankar Kumar, especialista en medicina Ayuverdica Técnica Milenaria de la India, Bio-Psicología, y Armonización Cuántica. Y el Director del Centro Cultura Oriente Prof. Martín Cano Rodríguez especializado en Tai Chi y Chi Kung Terapéutico, reikista, terapeuta .

Ante una nutrida concurrencia los profesionales explicaron a los presentes los alcances de cada una de sus especialidades, cuyo objetivo en común es La medicina natural considerando al enfermo globalmente. Evitar tratamientos tóxico-agresivos. Utilizar remedios naturales. Tratar al enfermo, no a la enfermedad.

Este tipo de medicina preventiva puede ser utilizado no solo en los casos de enfermedad (crónica ó degenerativa), sino también por personas sanas que deseen conservar y mejorar el estado de su organismo, desarrollando su propio sistema inmunitario, frente a futuras enfermedades.

La medicina biológica utiliza componentes de la naturaleza tales como, vegetales, minerales, algas, plancton, polen, flores, bioflavonoides. Los procesos de actuación se pueden describir en: 1). Desintoxicación y Limpieza del Organismo, Para que una terapia sea totalmente eficaz, el organismo tiene que estar libre de todos los elementos tóxicos que han ido acumulando, esto mejora la calidad de los fluidos organismos, como la linfa, la sangre. Potencia la función renal, hepática y digestiva. Mejorar el transito intestinal. 2). Desbloquear y desinterferir. La salud es la libre expresión de la energía vital a través del cuerpo. Desinterferiendo aquellos elementos que la inhiben (cicatrices, focos crónicos, quistes....) potenciaremos las propias fuerzas curativas del organismo para hacer frente a las enfermedades. Existen varios procedimientos: Hidroterapia del Colón. Oxitermia. Terapia Neural Terapia Humoral. Ventosas, Masajes, Ejercicios. 3). Terapias de apoyo y regeneración. Libre el organismo de agentes tóxicos, le ayudamos a recuperar su propio equilibrio energético fortaleciéndole frente a posteriores agresiones, mediante: Terapias con oxigeno-ozono. Terapia ortomolecular (Vitaminas), condroitinsulfatos A, B, y C entre otros.

La medicina Ayurveda , es un antiquísimo arte de curar, que se practica en India desde hace más de 5000 años en forma ininterrumpida., ayuda a la persona sana a conservar la salud y al enfermo a obtenerla. Según la constitución de cada persona y el análisis de su biotipo, ofrece un plan integral para mantener y/o restablecer el equilibrio mente-cuerpo en base a la alimentación, la actividad física, las rutinas cotidianas, la armonía mental y el desarrollo espiritual, sumando el apoyo de hierbas medicinales y de técnicas de desintoxicación y rejuvenecimiento. Pone énfasis en la búsqueda o el mantenimiento de una vida saludable a través de recomendaciones de un régimen cotidiano, una conducta austera, regulaciones dietéticas, cambios estacionales, instrucciones relacionadas con el sueño y la sexualidad y otros temas similares de la vida de todos los días. De esta forma se está en forma armónica con los ritmos cósmicos de la naturaleza.

El Tai Chi Chuan, Trabaja el cuerpo en su totalidad: músculos, articulaciones, tendones y ligamentos. Confiere una buena estructura corporal, dando prioridad a la columna vertebral como eje del cuerpo, rectificando malas posturas debidas a hábitos o emociones negativas. Mejora la coordinación, el equilibrio, la orientación espacial, la memoria y aumenta la flexibilidad. Los movimientos en espiral hacen que el cuerpo trabaje constantemente en contracción y relajación; lo cual mejora la circulación de los líquidos en los tejidos (sangre, linfa) eliminando tensiones y toxinas en los músculos. Este estilo aumenta igualmente la amplitud articular, y pone énfasis en la movilización de caderas, y entrepiernas. La alternancia entre la lentitud y velocidad de los movimientos, favorece el equilibrio cardio-pulmonar y aumenta los reflejos. El Tai Chi Chuan favorece una buena circulación energética y un buen funcionamiento de los órganos internos. Eliminando bloqueos.

Esta disciplina es accesible a todas las edades aumenta la vitalidad y frena el declive de las capacidades físicas y articulares .Disminuye el estrés y mejora la salud respetando los límites de cada uno.

Los profesionales atienden permanentemente en el Centro Cultura Oriente, sito en Moreno 188 de esta localidad. El Doctor Hernayes atenderá el Lunes 28 del corriente de 14:30 a 16:30hs y el jueves 7 de agosto en los mismos horarios .El Profesor Kumar atenderá consultas sobre Ayurveda el próximo sábado 26 únicamente por la mañana. Para mayor información ingresar a www.culturaoriente.com.ar , al tel: (03489)15-588931// ID: 602*3903



--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

viernes, 1 de agosto de 2008

PRÁCTICAS ALIMENTARIAS: RELACIÓN CON EL CONSUMO Y ESTADO NUTRICIO INFANTIL

Volumen 9 No. 2
Abril - Junio 2008

Salus cum propositum vitae

PRÁCTICAS ALIMENTARIAS: RELACIÓN CON EL CONSUMO Y ESTADO NUTRICIO INFANTIL

Martha Elba Alarcón Armendáriz, Jessica Lilia García Hernández, Patricia Romero Sánchez y Assol Cortés Moreno.
Grupo de Investigación en Educación para la Salud y Estilos de vida, División de Investigación y Posgrado, Facultad de Estudios Superiores Iztacala, Universidad Nacional Autónoma de México (México)
E-mail: marthaaa@servidor.unam.mx

Introducción

Los requerimientos de energía, proteína y micronutrimentos específicos requeridos para el buen funcionamiento del organismo, se satisfacen  a partir de la cantidad y variedad de los alimentos ingeridos (1), es por ello que la calidad de la dieta cotidiana constituye un elemento esencial que contribuye al estado de nutrición y salud del individuo, especialmente en los primeros años de vida (2).

No obstante, en diferentes partes del mundo, una proporción importante de la población  infantil presenta problemas de nutrición de diferente nivel como consecuencia de la falta de macro y micro nutrimentos esenciales, deficiencias que traen como resultado demoras en el crecimiento y efectos negativos en el desarrollo físico y psicológico de los infantes (3-7).

Los adultos son los responsables de alimentar y de enseñar a los menores las prácticas relacionadas con la alimentación correcta, siendo  la madre en particular y los cuidadores en general, quienes determinan las pautas conductuales que más tarde adoptará el infante, tanto para su alimentación personal como para el cuidado de su salud, así, los adultos son responsables de facilitar o limitar este proceso (8).

Los cuidadores a su vez han aprendido de diferentes grupos, principalmente el familiar, las maneras de atender a sus hijos (9); por lo que reproducen las prácticas predominantes en su entorno más cercano. Estas prácticas al transmitirse culturalmente, dependen de las creencias, conocimientos, valores y costumbres de la familia, a su vez son permeadas por el contexto en el que se desarrollan las actividades relacionadas con el consumo de alimentos. Aunado a esto, las características particulares de cada infante, como género, edad y condición de salud,  también contribuyen a determinar dichas prácticas.

La promoción o restricción de los alimentos dependerá de las creencias  de los cuidadores, acerca de qué, cómo y cuándo servirlos (10), sí son necesarios y aportan nutrimentos (11, 12) de sí los adultos se perciben a sí mismos como obesos o delgados (13, 14) o simplemente sí deben ofrecer los alimentos, como en el caso de la lactancia.

Como puede observarse son diversos los factores que afectan la calidad de la dieta del menor y su estado nutricio. Las recomendaciones sobre alimentación sugeridas por los organismos mundiales de salud, se fundamentan en diferentes investigaciones en donde se ha demostrado que la desnutrición se relaciona con diferentes variables del contexto -mediato e inmediato- en el que está inmerso el niño (15, 16). Es por ello que además de indagar sobre la calidad de alimentos que recibe el infante, deben identificarse las relaciones específicas con otros factores.

El análisis de las prácticas de alimentación empleadas por los adultos en el cuidado de los infantes redunda en una mejor comprensión de las prácticas prevalecientes que deben promoverse o sustituirse; rescata la identidad y los patrones culturales que serán trasmitidos a los infantes y facilita la educación alimentaria al ajustarse a las necesidades específicas de cada comunidad, familia o individuo (17).

En este orden de ideas, el presente estudio se condujo con el objetivo de analizar la repercusión de las prácticas alimentarias de los cuidadores y algunas variables sociodemográficas, en las características del consumo de alimentos y el estado nutricio que presenta una muestra de infantes en edad de alimentación complementaria.

Metodología

Participantes

Participaron 163 díadas, infantes de 5 a 27 meses y sus cuidadores principales, quienes consintieron  en colaborar de forma voluntaria e informada, provenientes de la delegación Gustavo A. Madero (Distrito Federal) y seis municipios del Estado de México: Atizapán, Tlalnepantla, Naucalpan, Cuautitlán Izcalli, Chapa de Mota, y la comunidad de Chiconautla en Ecatepec, Se excluyeron las díadas cuyo infante presentara enfermedades que afectaran su estado nutricio, o que mostrara desnutrición como consecuencia de un problema metabólico o de absorción intestinal y se eliminaron los casos en los que el niño presentó alguna  enfermedad con fiebre durante la evaluación.

Instrumentos

Cuestionario de datos sociodemográficos y prácticas de salud. Permite recabar información general de la díada: edad del niño, historia de salud y alimentación, estructura familiar, escolaridad de los cuidadores, servicio médico al que asiste la familia, tipo de agua que consume e historia de salud.

Recordatorio de consumo de las 24 horas previas. Indica la frecuencia de alimentos proporcionados y consumidos por el niño durante las 24hrs anteriores a la entrevista, incluyendo número, cantidad y composición de comidas principales, complementarias o colaciones y bebidas consumidas por el infante.

Índice de alimentación infantil. Se adaptó el Composite Child Feeding Index (18) para evaluar  la asociación entre prácticas alimentarias y estado nutricional en infantes de 6 a 36 meses.  Considera la adecuación de diversas variables (lactancia, uso de biberón, diversidad de la dieta, frecuencia de alimentos, frecuencia de episodios de alimentación) a cada una de las cuales se le asigna un peso específico. El valor máximo es de 12 puntos que alude a una buena adecuación dietética.

Aparatos y materiales:

Indicadores antropométricos: báscula pesa-bebés marca Tanita, modelo 1582, e infantómetro de aluminio marca Seca, modelo 207,  montado sobre una mesa.

Formatos de los  cuestionarios mencionados previamente.

Escenario

Dependiendo del origen de los participantes, las medidas fueron realizadas en las instalaciones del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) de Tlalnepantla, Centros de Salud de Chiconautla y Chapa de Mota respectivamente.

Procedimiento

Para determinar peso y talla de los niños, se colocó la báscula sobre una superficie plana y se sentó al pequeño en la canastilla, registrando el peso en kilogramos, con una aproximación de hasta 50grs, después se colocó al niño en posición de decúbito dorsal sobre el eje longitudinal del infantómetro, sosteniendo la cabeza con el vértex en contacto con la superficie fija del aparato y colocando la plancha pódica en contacto con los pies para registrar longitud. Una vez obtenida esta información se aplicó el Cuestionario de datos sociodemográficos y prácticas de salud y el Recordatorio de 24hrs., haciendo énfasis en la veracidad de las respuestas, aclarando que la información se manejaría de forma confidencial y con fines de investigación.

Análisis de Resultados

Se utilizaron cuatro medidas para describir las características de la ingesta infantil y el estado nutricio.

Indicador longitud/edad e indicador longitud/edad, transformados en valores Z, se utilizó la población de referencia de la OMS-NCHS empleando el programa ANTHRO, 2005 (19) y se clasificaron dos grupos: niños de baja longitud y/o peso (< -1DE) y  eutróficos (±1DE hasta +3DE).

Porcentajes y cantidades específicas de nutrimentos consumidos, clasificadas como macro y micronutrimentos; estos datos fueron estimados a partir del Recordatorio de 24hrs mediante el programa Mexfood (20).

Las variables consideradas como factores que impactan la dieta cotidiana y el estado nutricio infantil son:

Variables de práctica alimentaria: lactancia actual (edad en meses del menor en el momento del destete o edad del menor sí aún consume leche materna), antecedentes de lactancia (consumo o no de leche materna como principal alimento), uso de biberón, número de comidas principales (definido como el consumo de dos o más sólidos y semisólidos, acompañado de líquidos, excluyendo dulces) y colaciones (líquidos o consumo menor a dos sólidos o semisólidos)

Variables sociodemográficas: origen (rural -Chiconautla y Chapa de Mota- o urbano -D.F. y área metropolitana-), edad materna (menor-mayor de 30 años), escolaridad materna (sin escolaridad, primaria, secundaria, bachillerato y nivel superior) y tipo de familia (nuclear o extensa).

Para identificar las diferencias en el porcentaje y cantidades específicas de nutrimentos consumidos entre niños, de acuerdo con grupos:  longitud (factor 1) y peso (factor 2);, se aplicó un análisis de varianza (ANOVA factorial 2 X 2). Se aplicó un análisis de regresión lineal múltiple para identificar las posibles relaciones significativas entre la ingesta de cada nutrimento, como variable dependiente, y como regresores las prácticas alimentarias y las variables sociodemográficas.  Con el propósito de estimar los efectos de la variable lactancia sólo para el grupo rural, se utilizó un análisis de regresión lineal simple. Se eligió un nivel de significancia estadística de 0.05. Todos los análisis se realizaron mediante el programa SPSS versión 10.0.

Resultados

La muestra final estuvo conformada por 88 niños y 75 niñas  de entre 6 y 26 meses,  con un promedio de 15 meses de edad. Los cuidadores más frecuentes fueron las madres (88.3% de la muestra)  quienes tenían  en promedio 28 años de edad (rango de 17 a 46) y  al menos educación básica. La mayor parte de las familias vivía en asentamientos urbanos (61.3%). La proporción de familias nucleares y extensas fue similar (53.1% y 46.9% respectivamente).

Con los indicadores de longitud y peso para la edad, se clasificó a los niños según su estado nutricio, encontrando  que  48.77% y 19.94% de los niños evaluados presentaron, respectivamente, desmedro o bajo peso según la norma (21).

La adecuación en el consumo de alimentos fue evaluada a partir del Índice de alimentación infantil, observándose en general un promedio de 8.12 puntos. El indicador de práctica de lactancia fue de 0.42, de un máximo posible de 2 puntos; se observó un buen consumo de frutas y verduras  y  diversidad de la dieta, en ambos indicadores se obtiene la máxima puntuación esperada. 

Efectos sobre el estado nutricio

Como se observa en la Tabla 1, las variables sociodemográficas que más contribuyeron a la normalidad de longitud y peso en los infantes fueron el origen urbano, provenir de una familia extensa y la mayor escolaridad materna, En todos los casos los porcentajes mayores de estas dimensiones de cada variable se presentan  en el grupo de longitud y peso normal. Hay una relación directa entre el peso normal de los infantes y la escolaridad paterna, pero no se observa este mismo efecto para la medida de longitud.

En la misma tabla se observa que las prácticas alimentarias evaluadas contribuyeron positivamente en el peso de los niños, pero no en la longitud esperada, pues en este caso el porcentaje de casos en cada dimensión de las variables es similar entre los dos grupos.

Tabla 1. Porcentaje de infantes según longitud y peso para las variables sociodemográficas y prácticas alimentarias.

Efectos sobre las características de la ingesta.

Los datos acerca de los alimentos ofrecidos a los infantes obtenidos a partir del Recordatorio de 24 horas. Muestran que el aporte  promedio de macronutrimentos  estuvo entre, 44.26 y 69.86% de hidratos de carbono, 8.38 y 36.02%  de lípidos y 10.32 y 22.68% de proteína

Al comparar la ingesta de los menores de baja longitud y bajo peso con los eutróficos se observa que éstos últimos presentan un mayor consumo de nutrimentos en todos los casos, diferencias que resultaron estadísticamente significativas para el consumo de hidratos de carbono y proteínas al comparar los datos según el factor longitud  y el factor peso. La diferencia en el consumo de fibra resultó significativo sólo para el factor peso (ver Tabla 2).

En el consumo de micronutrimentos se observa que la ingesta es mayor en los niños eutróficos en comparación con quienes presentan desmedro o bajo peso. Dichas diferencias resultaron significativas, a excepción de la ingesta de hierro, ácido fólico y  vitaminas A, B6 y C.

Tabla 2. Ingesta promedio de macro y micronutrimentos para cada grupo según  longitud y peso de los infantes

grs   **mg   ***mcg;  p<0.05 +

El análisis factorial  también mostró efectos de interacción por longitud y peso en macro  y micronutrimentos, presentando diferencias significativas sobre el consumo de hidratos de carbono  (p=0.001), zinc (p=0.049), vitamina B1 (p=0.035), vitamina B2 (p=0.034), vitamina B12 (p=0.046), proteínas (p=0.015), calcio (p=0.028), magnesio (; p=0.044) y potasio  (p=0.045).

En relación con las variables de práctica alimentaria y sociodemográficas, el análisis de regresión lineal muestra que los regresores que aparecen en los diferentes modelos  respecto del consumo de macronutrimentos son en general: comidas principales,  lactancia actual -efecto negativo para hidratos de carbono y proteínas-, escolaridad y edad de la madre. (Ver Tabla 3).

Tabla 3. Variables significativas en el modelo de regresión de mejor ajuste para cada uno de los macronutrimentos.

Respecto del consumo de micronutrimentos, cuyos datos se observan en la Tabla 4, las variables que tienen relación estadística significativa son: lactancia actual –efecto negativo para calcio, potasio, vitamina B6 y vitamina B12-, edad de la madre, tipo de familia y comidas principales. El origen y la escolaridad del padre son regresores para algunos micronutrimentos. Es importante señalar que para el caso del hierro, ácido fólico y vitamina A no se observaron efectos estadísticamente significativos de ninguna de las variables introducidas en el modelo de regresión.

Tabla 4. Variables significativas en el modelo de regresión de mejor ajuste para cada uno de los micronutrimentos

Se realizó un análisis adicional de regresión lineal para estimar el efecto de la variable antecedentes de lactancia según el origen de los niños encontrando que esta variable en el caso del grupo rural arroja valores de r2 entre -0.27 y  -0.41 (p<0.05)   para hidratos de carbono, sodio, zinc, vitaminas (B2, B6 y B12), calorías, proteínas, colesterol, calcio, magnesio, potasio y ácido fólico; para el grupo urbano el efecto del regresor es nulo.

Discusión

De acuerdo con las encuestas nacionales de nutrición la proporción de niños con desmedro o bajo peso se ha venido reduciendo a partir de la implantación de programas de alimentación y salud en las comunidades de bajos recursos, sin embargo, llama la atención que en la muestra evaluada en el presente estudio, el porcentaje de niños con desmedro (50%) o bajo peso (19n %) sea tan elevado, aún cuando la muestra fue captada en instituciones de salud, cuya función es vigilar el estado nutricio de los infantes. Podemos suponer que la información acerca del consumo prescrito para los niños no está impactando las prácticas alimentarias, y se pueda explicar que el índice de  alimentación observado en los datos (8 de 12 puntos posibles), es apenas superior al punto medio de la distribución, valor que refleja un consumo inadecuado.

Adicionalmente, de acuerdo con la Ingesta Diaria Recomendada (22) la proporción idónea de macronutrimentos debería ser de 60 a 70% de hidratos de carbono, no más del 30% de lípidos  y del 10 al 14% de proteína, en el caso de nuestros datos se observa que lo menores consumen menos hidratos de carbono y más proteínas de las sugeridas.  Esta posible falta de adecuación en la  dieta parece ser predominante en el caso de los grupos de longitud y peso bajo, pues en los valores de ingesta de cada micro o macronutrimentos en general son menores las cantidades que para el caso de sus iguales estróficos.

Lo anterior estaría relacionado además con la persistencia de prácticas que impactan negativamente el estado nutricio, como la prolongación de la lactancia, que suele convertirse en estos casos en el alimento principal, el tiempo tan reducido que las madres lactan a los pequeños, o el uso prolongado de biberón, cuyo contenido suele no ser el más adecuado para satisfacer las necesidades nutricias de los infantes, y que con frecuencia se emplea para sustituir las colaciones o las comidas principales, lo que compite con la cantidad y cantidad suficiente de alimentos para que el niño se  desarrolle efectivamente.

Hemos mencionado que las prácticas alimentarias se aprenden dentro del contexto cultural, en particular los conocimientos sobre la lactancia,  transmitidos por línea materna, se fundamentan en creencias y costumbres culturales.  Sin embargo, el problema de desnutrición de estos niños no solo se relaciona con el tiempo de lactancia sino que a su vez encontramos que el número de comidas principales y colaciones son prácticas alimentarias que también impactan significativamente el consumo de macro y micronutrimentos. Todos estos elementos son susceptibles de modificación y deben ser considerados en la planeación de estrategias que promuevan la salud infantil

Con respecto a las variables sociodemográficas, se observó que el origen, tipo de familia, escolaridad y edad materna son factores que explican en algún grado las características de la dieta,  lo que ya ha sido reportado con frecuencia en la literatura (23, 24) por lo que deben plantearse alternativas para aminorar sus efectos negativos, rescatando creencias y prácticas positivas en los programas dirigidos a estas poblaciones.

En el mismo sentido los datos muestran que la mayor escolaridad materna promueve un mejor estado nutricio del infante. Si embargo la dificultad para acceder a mayores niveles educativos que enfrentan las mujeres, sobre todo en el ambiente rural, sería pertinente solventar esta problemática fomentando la educación alimentaria, en particular la  vinculada con la confección de dietas correctas, propiedades de los alimentos y aprovechamiento de los recursos disponibles en el hogar y la comunidad con el propósito de promover un mejor entendimiento sobre salud y alimentación como elementos protectores del desarrollo infantil.

Estos resultados representan un avance en la comprensión de los factores relacionados con el estado nutricio y las prácticas alimentarias desde una perspectiva integral, aún cuando sería necesario incorporar al análisis otros elementos como las prácticas de crianza, las creencias predominantes en una comunidad o la calidad de la interacción cuidador-infante.

Agradecimientos

Este estudio se realizó con el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) 41589–H. Agradecemos la participación del ISSEMyM Tlalnepantla y los Centros de Salud de Chiconautla y Chapa de Mota.

Resumen

La desnutrición infantil se relaciona con características inherentes a los infantes y sus cuidadores, sin embargo estas tiene impacto en diferentes niveles. El objetivo principal de este estudio fue analizar la repercusión de las prácticas alimentarias y algunas variables sociodemográficas, en las características de la dieta  y el estado nutricio que presenta una muestra de infantes. Participaron 163 díadas -infantes de 5 a 27 meses y su cuidador principal-  de diferentes zonas del Estado de México, (México) de las cuales se recabaron datos antropométricos, sociodemográficos, de salud y alimentarios. Se encontraron altos niveles de desnutrición en los niños participantes, explicadas por diferencias significativas en el consumo infantil y las prácticas alimentarias entre niños desnutridos y eutróficos.  Los resultados permiten señalar que las prácticas alimentarias pueden ser factores protectores o de riesgo,  según el caso, para la desnutrición infantil y al ser modificables constituyen un punto clave para futuras intervenciones.

Palabras clave: prácticas alimentarias, variables sociodemográficas, desnutrición, ingesta de alimentos, estado nutricio infantil.

Abstract

Child undernutrition is related with children characteristics and their caregivers, although their effect impact in different levels.  The aim of this study was to analyze the repercussion of the feeding practices and some sociodemographic variables on the characteristics of child's intake and his nutritional status in a sample of infants. Participated 163 dyad -infants aged 5 - 27 months old and its caregiver- of different areas of Mexico state (Mexico). Sociodemographics, anthropometrics, healthy and feeding data were collected. Were the results showed reported high levels of children undernourished, these is explained by statistically significant differences founded for measures of nutriments intake. This result shows the feeding practices should be factors of protection or risk for the child undernutrition. Future directions for research must pay attention to characteristics of these practices, which are susceptibility to change.

Key words: feeding practices, sociodemographics variables, undernutrition, food ingestion,

Referencias

1. Muzzo, B. S.  2003. Crecimiento normal y patológico del niño y del adolescente. Revista Chilena de Nutrición. Vol.30, no.2: 92-100.

2. Kuklina,E.V., U. Ramakrishnan ,  A.D. Stein, H.H.  Barnhart and R. Martorell 2004. Growth and Diet Quality Are Associated with the Attainment of Walking in Rural Guatemalan Infants. The Journal of Nutrition.  Vol. 134 No. 12: 3296-3300.

3. Allen, L.H. 1994. Nutritional influences on linear growth: a general review. European journal of clinical nutrition. Vol 48. Supl. 1: 75-89.

4. Rivera, D. J. (2000). Estrategias y acciones para corregir deficiencias nutricias. Boletín Médico del Hospital Infantil de México. Vol 57 No. 11: 641-649.

5. Casanueva, L.E., G.L. Díaz, P.M. Domínguez, S. Frenk, C.T. González, S.H. Martínez, L. Neufeld, L.A.B. Pérez, M. Plazas, E.E. Ríos, D.J.Rivera, J. I.  Santos, B.J.P. Villa, y H.S. Villalpando 2003. La Mala Nutrición en Niños Menores de Cinco Años, Práctica Médica Efectiva. Vol. 5 No. 3 6 pp.

6. Saloojee, H. and  J.M Pettifor 2001.  Iron deficiency and impaired child development. The relation may be causal, but it may not be a priority for intervention. BMJ  323:1377-1378.

7. Wachs, T. 2000. Nutritional deficits and behavioral development. International Journal of Behavioral Development. Vol 24 No. 4: 435-441.

8. Horodynski, M. A. and  M. Stommel 2005. Nutrition Education Aimed at Toddlers: An Intervention Study. Pediatric Nursing. Vol. 31 No. 5: 364 – 372.

9. Osorio, E. J., N.G. Weisstaub y D.C. Castillo 2002. Desarrollo de la conducta alimentaria en la infancia y sus alteraciones. Revista Chilena de Nutrición. Vol. 29 No. 3 Recuperado el 06 de diciembre de 2006 de la base de datos de SciELO.

10. Álvarez, U. M. y Z.L. González 2002. Prácticas alimentarias en las familias del área rural de Medellín-Colombia. Archivos Latinoamericanos de Nutrición, 52(1), 55-62.

11. Gibson, E. L., J. Wardle and C.J. Watts 1998. Fruit and Vegetable Consumption, Nutritional Knowledge and Beliefs in Mothers and Children. Appetite. Vol. 31:  205 – 228.

12. Omar, M. A., G. Coleman, G. and S. Hoerr 2001 Healthy Eating for Rural Low-Income Toddlers: Caregivers' Perceptions. Journal of Community Health Nursing. Vol. 18 No. 2:  93-106.

13. Francis, L. A., S. M. Hofer and L.L. Birch 2001. Predictors of Maternal Child – Feeding Style: Maternal and Child Characteristics. Appetite. Vol. 37, 231 – 243

14. Tiggermann, M. and J.  Lowes  2002. Predictors of Maternal Control Over Children's Eating Behaviour. Appetite. Vol. 39: 1 – 7.

15. Cortés, M. A., S. P., Romero y T. G. Flores 2006. Diseño y validación inicial de un instrumento para evaluar prácticas de crianza en la infancia. Universitas Psicológica. Vol. 5 No. 1: 37 – 49.

16. Engle P.L., P.  Menon and L. Haddad. 1999. Care and Nutrition: Concepts and Measurement. World Development. Vol. 27 No. 8: 1309-1337.

17. Evans, J.L and R.G Myers 1994  Childrearing practices: creating programs where traditions and modern practices meet. The consultative group of early childhood care and development. Notebook No. 15: 24 pp.

18. Ruel, M. and P. Menon 2002.Child feeding practices are associated with child nutritional status in Latin-America: innovative uses of the demographic and health surveys. Journal of Nutrition. Vol. 132, 1180-1187.

19. WHO 2006. Anthro 2005, Beta version Feb 17th, 2006: Software for assessing growth and development of the world's children. Geneva  (http://www.who.int/childgrowth/software/en/ ).

20. Muñoz de Chávez, M., J. A. Roldán, J. A. Ledesma, E. Mendoza, A. Chávez, F. Pérez-Gil, S. Hernández, S. y A. Chaparro 1996. Tablas de valor nutritivo de los alimentos de mayor consumo en México (Español-Inglés).  Pax. 330 pp.

21. Op. Cit.

22. Op. Cit.

23. Peña, M. y J. Bacallao 2002. Malnutrition and Poverty. Annual Review of Nutrititon. Vol. 22: 241-253

24. Richter, L.M. 2003. Poverty underdevelopment and infant health. Journal of Paediatrics and Child Health. Vol. 39: 243-248


Revista de la Facultad de Salud Pública y Nutrición
Ave. Dr. Eduardo Aguirrre Pequeño y Yuriria
Col Mitras Centro, Monterrey, N.L. México 64460
Tels. (8)348-4354, 348-6080, 348-6447
respyn@faspyn.uanl.mx

Universidad Autónoma de Nuevo León
webmaster@uanl.mx


--
AHANAOA A. C.
Lic. Nut. Miguel Leopoldo Alvarado
http://www.nutriologiaortomolecular.org/
http://www.seattlees.com/

Datos personales

Mi foto

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña.
Mexicano por nacimiento, radico actualmente en Seattle Washington.
Me encuentro desarrollando una asociación internacional denominada: Asociación Hispano Americana de Nutriología Alternativa Ortomolecular y Antienvejecimiento, Asociación, Civil., AHANAOA A. C.), así como el instituto denominado Biogenesis Institute LLC, of Seattle Washington, ambos organismos enfocados a investigar, educar y promover una salud óptima, por medio de una alimentación biológica, saludable, nutrición ortomolecular, y estilos de vida.
Por otra parte soy profesor titular del curso de nutrición ortomolecular, del Diplomado de Medicina de Longevidad en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, y coordinador del Diplomado de Nutrición Ortomolecular en el mismo prestigiado instituto regiomontano.
Imparto platicas y conferencias de nutrición para lograr una vida saludable, previniendo enfermedades, dirigidas a profesionales de la salud y a educar al publico en general en diversos institutos, foros, congresos, estaciones de radio y organizaciones sociales en diversos lugares del mundo, incluyendo la ciudad de México y Seattle Washington.
Escribo y publico artículos de nutrición saludable, nutrición ortomolecular, naturopatía, he creado y administro diversos sitios de Internet y Blogs con una finalidad de divulgación y educación.

http://www.biogenesis-institute.com/
http://www.ahanaoa.info/

VISITANTE NUMERO:


View My Stats